Amor propio

174 PREGUNTA: Siento que se está librando una batalla tremenda en este momento en relación con mi autoestima. Se siente como una explosión atómica. Me doy cuenta de que estoy atrapado en mis propias limitaciones. Me doy cuenta de que no soporto el placer. Viniendo de mi habitual estado de desagrado, el placer casi parece antinatural.

RESPUESTA: Si puede concebirse a sí mismo como la esencia de la vida, con todos sus increíbles poderes, posibilidades y potenciales inherentes, sabrá de hecho que se merece su propia estima y aceptación. Podrás ver los rasgos que odias y aun así no perder de vista quién eres en esencia.

También sugiero un ejercicio específico que puede resultarle muy útil. Escriba todo lo que no le guste de usted mismo. Escríbalo en blanco y negro. Mire esos rasgos cuando estén escritos. Luego, siente en ti mismo y pregunta: “¿Realmente creo que esto es todo lo que hay para mí? ¿Realmente creo que debo ser estos rasgos toda mi vida? ¿Creo que tengo la posibilidad de amar? ¿Mantengo encerradas en mí fuerzas que contienen todo lo bueno imaginable?

Al plantear estas preguntas en serio, obtendrá una respuesta en un nivel de sentimiento profundo, un nivel en el que la respuesta es más que un concepto teórico. Experimentarás en ti un nuevo poder al que no debes temer, y una nueva dulzura y suavidad que no necesita hostilidad u otras defensas. Entonces sabrás cuánto hay en ti que amar y respetar.

Recientemente se ha encontrado, en su Pathwork personal, con un concepto erróneo muy específico que hace que el amor sea imposible mientras lo albergue. Dado que amar se equipara con el terrible peligro de estar totalmente empobrecido, incluso despojado de su propia vida, ¿cómo puede querer amar? ¿Cómo puedes dejarte amar?

De acuerdo con esta falsa idea, dar de ti mismo significa perder lo que das sin que nunca te repongas. Si esto fuera cierto, el amor sería realmente imposible y una locura. ¿Es ahora concebible que vea que esto no es así, que la realidad es diferente?

Y si puedes ver que el amor proviene del mismo pozo inagotable que la sabiduría, como lo hace toda la vida, ¿puedes percibir además que no necesitarás negar tu propio instinto natural que quiere llegar, que quiere el placer de sentir amor, calidez y entrega de ti mismo?

¿Y todavía puedes prever el próximo paso natural y orgánico en la cadena, que es que si puedes amar, inevitablemente te amarás a ti mismo? Ésta es la razón por la que le temes al placer. Porque el placer no sólo parece totalmente inmerecido, sino que el amor y el placer son intercambiables.

El verdadero placer es amar, y sin amar, el placer simplemente no existe. Esta no es una recompensa del exterior, ni siquiera de uno mismo. El amor es placer y el placer es amor; los dos son intercambiables.

Si albergas sentimientos de amor, todo tu cuerpo está en una vibración dichosa, con certeza, con seguridad, con paz, con estimulación, con excitación de la manera más relajada y placentera. Eso no puede venir a través de nada de lo que se te da cuando eres simplemente un destinatario. Viene cuando vibras con este sentimiento.

Tampoco significa esto que no recibas también amor. El dar y el recibir se vuelven tan intercambiables que a menudo ya no se puede discernir cuál es cuál. Ambos se vuelven indistinguibles en un solo movimiento.

Pero si tu naturaleza todavía es incapaz de permitir el sentimiento del amor, debes temer la dicha, ya que la dicha y el amor son lo mismo. La idea errónea de que dar es perder hace que se cierre y se contraiga en todas las situaciones que puedan hacer surgir sus instintos naturales. Cuando niegas el amor y el placer, inevitablemente también debes negar tu autoestima.

Tu clave debe estar en ver que tu incapacidad para amar no es un aspecto innato que solo tú albergas para siempre. Es un bloqueo temporal para amar, basado en algunas premisas falsas, que existen en un nivel más profundo de tu experiencia emocional. Puede cambiar este concepto erróneo en cualquier momento en que lo mire completa y verdaderamente.

 

QA240 PREGUNTA: Me han llevado a una situación en la que he tenido que analizar mi relación con mi canto. Tuve que hacer un examen y primero me di laringitis. Luego canté y me dieron una calificación muy baja y una respuesta muy negativa. Estaba devastado fuera de toda proporción con esto, y sentí que tenía que esconderme de todos. Vi un mecanismo en mí mismo por el cual siento desesperadamente que tengo que trabajar y trabajar para ser perfecto, para conseguir el amor y conseguir lo que realmente necesito. Al mismo tiempo, siento que me apuñalé porque siempre digo que no puedo hacerlo porque soy totalmente inútil. Agradecería algún comentario.

RESPUESTA: Como indiqué en la última conferencia [Conferencia # 240 Aspectos de la anatomía del amor: amor propio, estructura, libertad], cuando se intenta alcanzar el amor propio por medios distintos de la autoestima genuina y el aprecio por uno mismo, todos estos intentos deben fallar. Y en ese sentido, es bueno que fracasen. Es como si tu ser más íntimo te recordara "estas son soluciones falsas".

Si pone demasiada esperanza, demasiada energía, demasiado énfasis en los medios falsos, entonces incluso el propósito legítimo, digamos de un arte que puede expresar, se vuelve destructivo. Es mejor fallar en este arte que tener éxito. Porque si tuvieras éxito y obtuvieras toda la gratificación de ello, te engañarías pensando que esto establece tu autoestima y tu amor propio. Y solo te animarías a seguir por este camino.

El fracaso temporal puede ser utilizado por usted como una gran ventaja para realmente hacerle ver el esfuerzo falso, y el desperdicio y la tensión que esto impone a todo su ser. Necesitas decidir verdaderamente dentro de ti - con todo tu corazón y toda tu alma y toda tu voluntad y toda tu intencionalidad, y orando por tu habilidad para seguirlo - para poner tu mayor énfasis en encontrar tu ser interior; que está listo para hacer cualquier sacrificio por eso y hacer cualquier cosa por eso.

Primero establece conexión con tu centro interior. Elimina todos los obstáculos y elimina todos los conceptos erróneos y enfrenta cada partícula de ti mismo con un espíritu de verdad. Si asume este compromiso y lo cumple, todo lo demás encajará.

Siguiente tema

Compartir