True Religion

88 PREGUNTA: ¿Podría explicar qué es la verdadera religión, en comparación con la actitud incorrecta? ¿Dónde entra la fe en Dios si no sientes que Él es una ayuda? Simplemente no sigo esto.

RESPUESTA: Sentirá que Dios es una ayuda cuando llegue a la religión verdadera después de abandonar la muleta, pero en un sentido completamente diferente. Ahora necesitas la ayuda de Dios porque te vuelves indefenso. Entonces sentirás la ayuda de Dios porque percibirás la perfección del universo y sus leyes, de las cuales eres parte integral y contribuyente. Sentirás que eres la fuerza impulsora de tu vida. Puede ayudarse a sí mismo si realmente lo desea, si está dispuesto a sacrificar algo.

Digamos que desea la felicidad en una determinada dirección, y este no es un sentimiento vago, sino un objetivo claramente definido. Buscará y encontrará cómo ha impedido esta felicidad hasta ahora, y qué puede hacer ahora para obtenerla con sus propios esfuerzos. Comprenderá lo que esto exige de usted y dependerá de usted cumplir con estas demandas porque decide que valen la pena o abstenerse de ellas. Pero no habrá en su alma la sensación de que es un niño abandonado y tratado injustamente.

La verdadera religión es la madurez espiritual y emocional. El papel de Dios no es proporcionarle cosas que no desea obtener por sí mismo. Pero la conciencia de Dios te revelará que su mundo es maravilloso y que tienes mucho más poder del que te has dado cuenta, si tan solo lo pones en movimiento eliminando tus propios obstáculos para la realización.

La falsa actitud religiosa surge cuando le pides a Dios que te ayude a superar una dificultad en tu vida y luego te sientas y esperas. No examinas suficientemente por qué tienes esta dificultad. Puede hacerlo de manera perentoria, porque otra persona con autoridad le ha dicho que lo haga.

Pero incluso mientras intenta este examen, tiende a intentar demostrar que no tiene nada que ver con las dificultades. Simplemente ha caído sobre ti inmerecidamente, y no hay forma de salir de él a menos que Dios intervenga con un acto de gracia. No reúne la voluntad interior y la resistencia para encontrar cómo puede realmente obtener lo que quiere de su propia creatividad.

Dios está en ti. Las fuerzas divinas están en ti si las movilizas, en lugar de esperar a que entren del exterior. Y la movilización de estas fuerzas solo puede ocurrir si dejas ir alguna actitud dañina, algo destructivo que, nuevamente, depende de ti encontrar. La fuerza y ​​seguridad que proviene de esta actitud le dará una relación con Dios completamente diferente, así como un concepto de Dios completamente diferente. Emocionalmente, las palabras pueden seguir siendo las mismas, pero el concepto y el clima interior serán diferentes.

Las palabras suelen ser las mismas tanto para la religión verdadera como para la falsa, pero la experiencia interna es completamente diferente. Tanto la religión falsa como la verdadera dicen que la gracia de Dios existe. Aunque estés solo, la gracia todavía existe. Pero esta comprensión no llegará hasta que asuma la responsabilidad de sí mismo. Mientras espere que la gracia de Dios compense su pereza y codicia humanas, debe estar decepcionado, ya sea que lo admita o no.

Así que te vuelves herido, enojado y rebelde. Entonces, o te alejas de Dios por completo, negando su existencia misma en el universo, o te consideras un caso aislado de negligencia, en parte indigno de su gracia y ayuda y en parte tratado injustamente. Así que te revuelcas en la culpa y la autocompasión. Esto te hace más dependiente e indefenso, por lo que el círculo vicioso continúa expiando tu rebelión contra Dios apaciguándolo aún más con una obediencia temerosa que está completamente en la superficie y es causada por las motivaciones más enfermas.

PREGUNTA: Entiendo. Pero, ¿cómo podemos hacerlo? Esta imagen de Dios está tan incrustada en nosotros después de tantas décadas de aprender la falsa actitud. ¿No cambiaría también la oración si descartáramos este concepto? ¿No cambiaría todo?

RESPUESTA: Sí, por supuesto. Pero verás, hijo mío, no puedes decir: "Ahora descartaré mi imagen de Dios". [Conferencia # 52 La imagen de Dios] No es algo que pueda simplemente decidir en su mente. No funciona de esa manera. Su impacto emocional se mantendría si intentaras cambiarlo mediante una mera decisión externa. Para tomar una decisión interna, el procedimiento tiene que ser el mismo que siempre ha sido en este trabajo.

Encuentre estas actitudes y comprenda más plenamente. Si esto se hace de manera profunda, no solo superficial, todos se sorprenderán al descubrir lo lejos que han llegado para perpetuar con fuerza la infancia. Una vez que analice y comprenda ciertos patrones de comportamiento emocional, se dará cuenta de lo absurdos que son; cuán incompatible con tu creencia consciente; cuán contrario a sus propios intereses; qué lógicamente imposible.

Después de ver y comprender todo esto, el cambio ocurre orgánicamente, por sí mismo, por así decirlo. Es necesario un cierto período de autoobservación para obtener una visión completa y luego poder cambiar.

Debes encontrar estas reacciones emocionales sutiles y discretas. No son obvios ni fuertes. Tampoco están completamente inconscientes. Están ahí pero son sutiles, y estás tan acostumbrado a ellos que ni siquiera ves nada extraño. Encontrarlos y analizarlos es el primer paso, y luego verlos a la luz de esta discusión.

Esto ayudará a disolver la imagen de Dios porque su actitud cambiará naturalmente. Por ejemplo, encontrará cuáles son realmente sus expectativas, cómo se queja interiormente. Descubrirá lo que usted mismo podría hacer para hacer realidad estas expectativas y comprenderá por qué no lo ha hecho. Este debería ser el procedimiento.

El mero hecho de que estés consciente de esta imagen de Dios te hace extremadamente afortunado; muchos otros no lo saben en absoluto. Están convencidos de que no tienen ninguna distorsión al respecto. No relacionan ciertas reacciones emocionales con esta imagen de Dios, con la falsa actitud religiosa. Están llenos de sus creencias correctas conscientes, mientras que sus conceptos inconscientes todavía están demasiado lejos de la conciencia.

PREGUNTA: ¿Qué religión está más alejada de la verdad?

RESPUESTA: No se puede hacer tal afirmación. Puede ser que una denominación religiosa tenga enseñanzas más veraces, pero otra que tenga menos puede, en su actitud general, estar más cerca de la verdad. Aparte de ser peligroso establecer tales comparaciones, la pregunta no es importante.

PREGUNTA: Una de las últimas palabras de Cristo fue: "Padre, hágase tu voluntad". Tomado como ejemplo, esto podría haber significado obediencia o podría haber significado libertad.

RESPUESTA: Exactamente. Como dije antes, las palabras suelen ser las mismas. La verdad puede malinterpretarse fácilmente porque la esencia de la verdad es la voluntad y la capacidad de comprender. Por ejemplo, de lo que he discutido esta noche, fácilmente se podría inferir que no puede haber gracia de Dios. Si se supone que eres libre e independiente, ¿dónde entra la gracia? Ni siquiera lo necesitarías. Esto no es verdad. La gracia existe.

Pero no hay palabras que puedan transmitir el concepto de gracia a menos que primero haya alcanzado esta verdadera experiencia religiosa interior. Cuando ya no necesites la gracia como sustituto de tu propia debilidad, cuando no aproveches tu debilidad, te volverás fuerte. Por un tiempo vivirás sin ningún entendimiento de la gracia, pero luego el verdadero concepto se te dará cuenta. En otras palabras, este estado intermedio de soledad debe experimentarse primero. Los grandes místicos la designan como la "noche oscura del alma".

El dicho que acabas de mencionar, "Hágase tu voluntad", significa, correctamente entendido, "Dejo ir mi pequeña voluntad propia, mi perspectiva limitada, y me abro para que lo divino pueda venir a mí". No vendrá de afuera sino de adentro, como un conocimiento profundo y una certeza, pero solo si no te desvinculas de esta realización. La experiencia de la unidad con lo divino solo puede suceder si aprendes a soltar, si dejas de ser rígido.

El falso significado de “hágase tu voluntad” hace que la humanidad parezca débil y estúpida, por lo que necesitas que otro ser actúe y decida en tu lugar. Este otro ser es a menudo una autoridad humana o una autoridad de la iglesia que afirma actuar en nombre de Dios. “Hágase tu voluntad” no significa obediencia; significa abrirse en la mayor medida posible para que la mayor sabiduría se convierta en parte de usted.

PREGUNTA: Por lo que dice, queda claro que la religión es una cuestión de que cada alma individual se desarrolle hasta su punto óptimo a través de la búsqueda y la autorrealización. Sin embargo, las iglesias han jugado un papel dominante durante muchos años, por lo que parecería que su función eventualmente desaparecería.

RESPUESTA: Sí, de hecho lo hará. Cuando más personas sigan un camino de autorreconocimiento, creciendo y desarrollando sus propios recursos, ya no necesitarán autoridad. En cuanto a aquellos que aún no han avanzado lo suficiente en su desarrollo, la ley humana será suficiente para proteger a la sociedad de sus impulsos indómitos y destructivos. Lo verdaderamente divino solo puede funcionar en almas libres, y esto sucederá. Toda la tendencia de la historia apunta en esta dirección.

Siguiente tema

Compartir