Pecado y maldad

66 PREGUNTA: Leí un libro llamado Conciencia Cósmica. Dice: "La pérdida del sentido del pecado es una de las características más llamativas del estado de conciencia cósmica". ¿Qué significa esto?

RESPUESTA: Su mundo en la Tierra, como todos saben por las conferencias y enseñanzas que han recibido, es un mundo de irrealidad. Puede llamarlo una realidad temporal. Las cosas que experimentas, las deducciones que haces con la lógica superficial del intelecto que ignora la verdad espiritual y absoluta, son defectuosas.

Tienen un valor y una verdad limitados, como las conclusiones erróneas del alma hechas por el niño, que se aplican correctamente a una situación particular. No carecen de su propia lógica peculiar, por limitada que sea. Sin embargo, estas conclusiones son erróneas y poco realistas si se aplican como una verdad general de la vida.

Existe la misma relación entre las conclusiones y deducciones que el intelecto forma correctamente, aplicadas a las circunstancias temporales de ciertas condiciones en esta vida en el plano terrestre, y las leyes espirituales de la realidad absoluta donde estas mismas deducciones y conclusiones son incorrectas.

El pecado, como todos saben, no es más que ignorancia. Es distorsión. Nadie es perverso, malo o malicioso porque lo disfrute por sí mismo. Una persona puede ser todo eso porque piensa erróneamente que le sirve de protección. Cuanto más te analices y te comprendas a ti mismo, más verás que esto es cierto en tu propio caso y, por lo tanto, debe ser cierto también para los demás.

Entonces, cuando las personas se comporten de manera negativa, ya no se sentirá asustado ni involucrado personalmente. Ya no le causará dificultades. Esto puede parecer imposible, pero es cierto. Cuando una persona ha elevado su conciencia y percibe indicios de la verdad absoluta, se da cuenta de que no existe el mal, la maldad, el pecado, la malicia. Todo esto prevalece solo mientras vivan en esta esfera terrestre, con la perspectiva limitada causada por sus propias distorsiones.

Una vez que te eleves por encima de este estado de error, verás que todo el mal en este plano no es más que un arma defensiva, o más bien un arma pseudodefensiva, porque en realidad tiene el efecto opuesto. Una vez que comprendes el motivo del mal y el pecado, ya no lo temes, ya no te sientes personalmente en juego y, por lo tanto, pierdes el sentido de su realidad. Todos están en camino de experimentar esta verdad, al menos hasta cierto punto.

Cuando encuentres y disuelvas tus propias conclusiones equivocadas, ya nada te impedirá amar y ser libre. Luego eliminas la parte en ti que estaba en la oscuridad, que era egoísta y sin amor debido a las conclusiones equivocadas. Donde has encontrado y eliminado el error, tienes un verdadero concepto de la realidad, puedes amar sin miedo, y por lo tanto, vives sin pecado, si quieres usar esta expresión.

El mal y el pecado son productos de un mundo ilusorio que existe solo mientras vives en la ilusión, pero no tienen una realidad absoluta. En el momento en que elevas tu conciencia, estás libre de la ilusión; ya no tiene realidad alguna. Incluso cuando veas errores en los demás, con esta conciencia elevada verás a través de ellos, comprenderás su significado, su origen, y así te darás cuenta de su efecto muy temporal. En realidad, el error o el pecado no tiene ningún efecto sobre la realidad; sólo afecta a quienes aún viven en la irrealidad, mientras viven en ella.

 

96 PREGUNTA: ¿Por qué todas las enseñanzas espirituales de épocas pasadas hablan de pecado en lugar de enfermedad o neurosis?

RESPUESTA: Bueno, amigos míos, porque no hace ninguna diferencia. Es lo mismo. Basta mirar hacia atrás en la historia y verás cómo la gente despreciaba tanto al enfermo como al pecador. Las personas enfermas fueron condenadas al ostracismo. Sólo recientemente esto ha cambiado. Solo desde que este cambio ha tenido lugar se ha vuelto importante no enfatizar tanto el pecado y la maldad para desalentar el desprecio y la arrogancia.

Hasta hace muy poco, los locos eran considerados lo mismo que criminales. Y puede que pase algún tiempo antes de que la gente deje de menospreciar a los demás porque están preocupados, enfermos, neuróticos, espiritualmente menos desarrollados. Así que esto es una cuestión del desarrollo general de la humanidad y su perspectiva, y no una cuestión de semántica.

Se trata de juzgar y despreciar a los demás, más que de comprender, amar y ayudar. Aunque la enfermedad y el pecado son lo mismo, la persona con percepción limitada despreciará a ambos, mientras que la persona con una mayor capacidad de percepción comprenderá y ayudará y no se sentirá superior.

El pecado y la enfermedad son lo mismo, pero lo que cuenta es cómo reacciona ante ellos, no qué palabra usa. No importa qué palabra use, se distorsionará si su percepción interna es limitada. Y cuando su percepción interior alcance su máximo potencial, de acuerdo con su propia capacidad, entonces la palabra no será mal utilizada. O más bien, independientemente de la palabra que use, el sentimiento será el correcto.

Siguiente tema

Compartir